Trabajemos juntos

Tomar la decisión de contratar a alguien para desarrollar un proyecto para ti a veces puede resultar intimidante. Después de todo estás poniendo tu imagen o la suerte de tu negocio en manos de un desconocido.
Estas son algunas recomendaciones que pueden ayudarnos a iniciar nuestra relación de trabajo con el pie derecho.

Se claro al momento de plantear tus necesidades

Tal vez deseas aumentar tus ventas, lanzar una nueva marca o revelar un nuevo producto revolucionario al mundo. Es una buena idea asegurarse de que tanto tu como tu equipo tengan expectativas claras y objetivos específicos para este proyecto, y puedan explicarlos con claridad. Tener una meta clara es el primer paso hacia el éxito de cualquier proyecto.

No tengas miedo de hablar de dinero

Todo proyecto se desarrolla dentro de ciertos límites, y tu presupuesto es uno de los más importantes. El conocer de antemano la cantidad de dinero que tienes pensado invertir me permite determinar la mejor manera de satisfacer tus necesidades o, de ser necesario, ofrecerte una alternativa que se ajuste a tu presupuesto.

Estamos iniciando una relación

Las empresas y las personas tienen personalidades únicas. Antes de comprometernos con un proyecto que requerirá tiempo, esfuerzo e incluso cierto estrés, es muy importante aclarar si nuestros estilos de trabajo son compatibles.

Es vital que ambos nos sintamos cómodos expresando nuestro punto de vista al discutir cualquier aspecto del proyecto. La comunicación clara, directa y sincera es la clave para que nuestros esfuerzos culminen en un producto que enorgullezca y satisfaga a todos.